sábado, 23 de mayo de 2015

A veces.


A veces tengo la impresión de que no sirvo para nada.
A veces creo que todo está perdido.
A veces doy más de lo que se me devuelve.
A veces escucho más de lo necesario.
A veces, simplemente me siento una idiota.
Hoy es un día de esos. Suelo tener esta sensación continuamente. Quizá sea mi falta de madurez, o que en realidad tengo razón; soy una joven e ingenua idiota. 
Suelo confiar demasiado pronto en la gente. Suelo convencerme de que todo el mundo tiene un lado bueno. Pero sinceramente, hay veces que cuesta tanto encontrarlo...
Me siento sola. He llegado a mi límite. Tantas decepciones. Unta tras otra. Acaban cansando.
Pero siempre salgo adelante. Si tengo algo bueno, es sin duda que saco fuerzas de donde no las hay. Busco decisiones en lugares remotos, y analizo todo al detalle. 
¿Qué más puedo hacer? He aprendido a callar cuando tengo que callar, y a tragar a la fuerza. Pero hay veces que simplemente te hartas de acostarte llorando todas la noches. Hay veces en las que explotas.
Rompes con todo, y crees que ya nada puede hacerte daño. Pero entonces, la vida te vuelve a recordar que por muy resistente que sea tu coraza, siempre será imperfecta; siempre habrán grietas. 
La vida es un bucle continuo de decepciones. Un bucle de momentos buenos y de momentos malos. Momentos que te hacen fuerte, y momentos que te hunden completamente. 
Creo que lo importante es dejarse llevar. Puede que me equivoque. Pero todo el mundo comete errores, y nadie es perfecto.
Quizá a veces sea una idiota. Pero soy así. Una joven idiota.






           LUNA



¿Os gustan este nuevo tipo de entradas? Comentadme.










No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola! Agradecemos que nos dejes un comentario, pero ten en cuenta lo siguiente:
-Se respetuoso. Este blog ha sido creado para poder compartir con vosotros nuestras opiniones, no para criticar a nadie. Recuerda que cada uno tiene sus gustos.
-No spam.
-Los comentarios inapropiados serán borrados inmediatamente.